Connect with us

Hi, what are you looking for?

Música

El concierto sorpresa de Alejandro Sanz costó a los madrileños 50.000 euros

Ocio Latino-. El concierto sorpresa de tres canciones que dio Alejandro Sanz en el puente de la M-30 más próximo al barrio Moratalaz, lugar de origen del cantante, costó 48.303,2 euros al Ayuntamiento de Madrid. La actuación se retransmitió en directo a través de varias pantallas de la ciudad y fue un “regalo” a la ciudad, según tuiteó el alcalde,

José Luis Martínez-Almeida después de finalizar el concierto y tras inaugurar una placa en homenaje al artista que bautiza el mismo puente como el Puente del Corazón Partío. El precio, adelantado por El País, asciende a 39.920 euros, pero si se suma el IVA la cifra roza los 50.000, según el contrato publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público.

El Ayuntamiento de Madrid enmarca la inversión en “una operación de promoción turística” para la ciudad. “Dentro de los Acuerdos de la Villa –suscritos entre Gobierno y oposición el pasado martes– se incluyen campañas para reforzar la marca Madrid en el mundo.

Alejandro Sanz es una figura internacional y este tipo de acciones ha tenido impacto informativo en medios de todo el mundo”, explica un portavoz municipal, que aclara que el cantante no cobró por tocar y cantar tres canciones, pero sí sus músicos. Los 39.920 también se destinaron, según el Consistorio, al alquiler de los equipos y la instalación del escenario en el puente.

Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

También te puede interesar

Comunidad

Los votos de Más Madrid, PSOE, Cs y PP han sacado adelante la moción presentada al Pleno de Centro por el grupo que abandera Rita Maestre para que Raffaella Carrà sea recordada...

Ocio

Su letrado asevera que no existe "indicio alguno" que sustente la denuncia contra su cliente

páginas vistas