Ocio latino Ocio latino

Andy Montañez: “El reggaeton jamás va a acabar con la salsa”

Publicado: 21 septiembre 2019

Por Víctor Sánchez Rincones / Ocio Latino /

Andy Montañez perdió hace poco a uno de sus hijos, y el dolor que lo ha embargado desde ese momento se ha sentido en cada seguidor de la salsa, ya que Andicito, fuera de ser su primogénito, era su corista, su amigo, ese ser que nunca lo dejó de acompañar en cada gira, en cada concierto.

El eterno «Niño de Trastalleres», antes de la muerte de su adorado hijo, habló con Ocio Latino, y se mostró complacido por el amor que siempre recibe del público latino en España. «Cuando piso Barajas siento que no he salido de Puerto Rico, porque aquí me adoran, me ovacionan en cada show. Peruanos, colombianos, venezolanos, ecuatorianos, todos sin excepción gozan con mi música, y la verdad son regalos que Papá Dios me ofrece cada día».

Montañez, quien se dio a conocer en el mundo de la música gracias a que fue vocalista de El Gran Combo de Puerto Rico en los años 60, declaró que el tema que más le piden en la Madre Patria es «Hojas blancas», canción que lo catapultó a la fama. “Si no toco ese tema, mi concierto no está completo”, afirmó.

Sobre su género musical, Andy Montañez señaló que “la salsa no va a morir nunca; es como el ave fénix que resurge de sus cenizas”.

¿Usted cree que el reggaeton le está ganando la partida a la salsa?

En estos momentos el reggaeton es el ritmo que está de moda. Yo lo que creo, por experiencias vividas, es que la salsa siempre ha estado amenazada. Un ejemplo de ello ocurrió en los años 60 cuando hizo su incursión el rock, luego vendrían ritmos como el merengue, la lambada, pero estos nuevos sonidos no han logrado imponerse por siempre en el gusto de los latinos. Es por eso que te puedo decir con criterio, que este ritmo que es mi música, con la que me amamantaron, no morirá pase lo que pase.

¿Por qué los grandes salseros como Tito Nieves, Jerry Rivera y usted mismo, han incursionado en el reggaeton?

Yo no busqué a los reggaetoneros para cantar, a mí me buscaron ellos. El primero que tocó mi puerta fue Daddy Yankee, quien me pidió que lo acompañara para un tema en su otrora disco «Barrio fino», ¿no sabías eso?. El reggaeton buscó a la salsa. Lo que te quiero decir es que siempre ha habido fusión. El reggaeton tiene unas raíces que son similares a la salsa. La fusión no es de ahora, eso siempre ha existido. Te cuento además, que esos muchachos como es el caso de Nicky Jam, lo que escuchan es salsa. En sus carros tienen a Ismael Rivera, Héctor Lavoe. Así que el ‘tumbao’ y el sabor siempre están ahí.

Usted es un símbolo de la música puertorriqueña, y los políticos de su isla lo han homenajeado en muchas ocasiones, pero ¿cuál es el reconocimiento que más le ha llegado al corazón?

Yo creo que el más importante es el reconocimiento del pueblo que me quiere, que me ha visto luchar y engrandecer la música salsa en estos 55 años.

¿Dónde está la magia de Andy Montañez en comparación con otros salseros como Gilberto Santa Rosa, Frankie Ruiz y Víctor Manuelle?

Mi éxito está en que yo no creo en los camerinos, yo no creo en las limusinas, no creo en guardaespaldas. Cuando yo llegué a El Gran Combo aprendí a compartir con el pueblo. En cada presentación trato de que exista una comunicación con el público. Yo soy un tipo común y corriente, que comparte con la gente, y esa misma gente me ve como un amigo, como un hermano. Esto no lo hago para buscar público, es que yo soy así.

¿Por qué se retira usted de El Gran Combo?

Por una oferta que me hizo la Orquesta Dimensión Latina de Venezuela. Más que el dinero, lo que me llamó más la atención fue el reto. Probarme que podía cantar sin la sombra de El Gran Combo.

¿Qué le ha dado a usted la música salsa y qué le ha quitado?

Lo que me ha dado es satisfacciones. He podido cantar en Japón, Alemania, España, Inglaterra, Bélgica y Estados Unidos, entre otros países, y nunca pensé que iba a cantar en esos sitios. Yo no creo que me haya quitado nada, todo lo contrario, me ha dado la satisfacción de ser un hombre feliz, porque amo la salsa.

¿Cómo es su relación con Rafael IThier, el director de El Gran Combo?

Ese es mi compadre. Es un gran amigo, y a pesar de que yo me fui de su orquesta, nuestra amistad y el cariño que nos profesamos siempre ha perdurado, y dudo que vaya a morir.

Para usted, ¿cuál ha sido el más grande salsero de toda la historia?

Se llamó Ismael Rivera. Como él nadie, y no creo que vuelva a nacer.

Por ahí cuentan que a usted le van a construir una estatua en Puerto Rico…

(Risas). Yo no creo; la estatua a mí me la ha dado el pueblo.

¿Ha pensado en algún momento en el retiro?

Nunca, jamás. Voy a morir sobre un escenario. En estos momentos gozo de buena salud, la gente me llama para conciertos, sigo lanzando álbumes y mi voz está intacta, así que seguiré en la carretera y en los aviones hasta que Dios lo permita.

¿Un sueño que lo persiga maestro?

Que me recuerden como el salsero del pueblo.


Este artículo se ha visitado 352 veces


También te puede interesar

Deja un comentario