Ocio latino Ocio latino

Un chino es Guardia Civil

Publicado: 12 agosto 2019

Ocio Latino-. En sus 173 años de historia el Instituto Armado nunca ha contado entre sus filas con un agente oriental. Que Li, de 35 años, es el primer agente de origen chino que accede al cuerpo de la Guardia Civil. Su historia de vida, ya de por sí curiosa, le ha llevado por numerosas localidades de la geografía española, entre ellas Gijón, desde que a los seis años abandonó junto a sus padres su localidad natal de Zhenjiang, una «pequeña ciudad» de más de tres millones de personas perteneciente a la provincia de Jiangsu, bañanada por el mar Amarillo.

El primer destino de sus padres fue Madrid, en el barrio de Villaverde Alto. Allí montaron dos negocios de hostelería que prosperaron hasta que la crisis hizo estragos, también en la comida oriental. Fue entonces cuando, según relata el propio Que Li en un reportaje publicado en el diario «El Mundo», la familia puso rumbo a Asturias y se instalaron en Gijón donde también montaron dos restaurantes.

En su época en la región, y sin abandonar su pasión por lo militar, comenzó a estudiar empresariales en la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos, la antigua Escuela de Comercio. Pero sólo estuvo hasta el tercer curso pues su vida iba a correr por otros derroteros.

Juró bandera en el año 2001 y pronto comenzó a trabajar en la base aérea de Getafe como ofimático. Allí vivió, presa de la impotencia según recuerda en el reportaje, el fatídico 11 de marzo de 2004. Fue entonces cuando se dio cuenta de que «tenía que ser Guardia Civil para poder ayudar a mi país», confesó.

Meses después de los atentados de Atocha, Que Li se presentó a las oposiciones de la Benemérita e ingresó en la Academia del Instituto Armado en Baeza (Jaén). Al año siguiente, en el verano de 2005, la Benemérita le adjudicó su primer destino: Cataluña. Llegó a Tarragona en medio de un incipiente ambiente hostil. «En mi coche llevaba la bandera de España y me destrozaron la parte de atrás. Se metieron por debajo del coche y me cortaron todos los cables», explica,

Ahora trabaja en Madrid, donde se encarga de tramitar los expedientes disciplinarios de la Unidad de Protección y Seguridad de Edificios Públicos . Que Li se siente feliz en la Guardia Civil y español, «cien por cien», como demuestra su DNI, y su perfecto castellano. Vive con su familia, en la localidad madrileña de Fuenlabrada, tiene dos hijo y mujer que le cocina fabada.


Este artículo se ha visitado 492 veces


También te puede interesar

Deja un comentario