Ocio latino Ocio latino

Reino Unido exigirá a los inmigrantes hablar inglés y llegar con una oferta de trabajo

Publicado: 19 febrero 2020

Ocio Latino-. Los ciudadanos europeos no tendrán trato preferente alguno para trabajar en el Reino Unido, según las nuevas normas de inmigración que entrarán en vigor tras el ‘brexit’.

A partir del próximo 1 de enero, concluido el periodo transitorio y la libertad de circulación para los miembros de la Unión Europea, quienes soliciten un visado de trabajo deberán acreditar cualificaciones laborales, un alto nivel de inglés y un contrato de 30.750 euros anuales, antes de llegar al país.

En sectores especialmente necesitados de mano de obra, y de manera excepcional, se permitirá que esa cantidad se reduzca a 24.600 euros. La frontera se cierra para los que lleguen a buscar empleo. Empresarios y sindicatos advierten de las “desastrosas consecuencias” de estas medidas para sectores como la agricultura, los servicios sociales, la hostelería, o la sanidad, sostenidos en gran proporción por los inmigrantes de la UE.

El nuevo sistema atribuirá una serie de puntos a los solicitantes extranjeros, teniendo en cuenta determinadas cualidades específicas para el puesto que desean cubrir, además de una oferta laboral previa y probar el “nivel requerido” de inglés.

Para obtener el permiso es necesario alcanzar 70 puntos, algo imposible para los trabajadores no cualificados. Quedan fuera la mayor parte de los trabajadores autónomos y los que llegaban buscando un puesto como camareros, en la limpieza, la construcción, el cuidado de ancianos, o la recogida de fruta y verdura.  

“Queremos los mejores y los más brillantes”, afirma la ministra de Interior, Priti Patel, hija de padres de ascendencia india, que en los años sesenta llegaron a Inglaterra, procedentes de Uganda, para abrir una tienda en su nuevo país y poder vivir.  Patel niega que el plan actual hubiera dejado fuera a sus propios padres.

La reforma de las normas de inmigración es la más dura y radical en casi medio siglo. Boris Johnson cumple así la promesa hecha a los votantes del ‘brexit’ en el referéndum del 2016, deseosos de reducir el número de trabajadores llegados de la UE y los niveles de inmigración en general.

 “La cuestión es que, por primera vez en 40 años, el Gobierno británico puede dictar su política de inmigración”, declara Patel, una de las más férreas defensoras del ‘brexit’ duro. “Este es un sistema único global, que no discrimina en virtud del país de origen. Lo que cuenta son las cualificaciones que puedas aportar al Reino Unido”.

La ministra advierte que las empresas deberán formar a más trabajadores británicos para cubrir sus puestos vacantes con los 8 millones de ciudadanos, entre los 16 y los 64 años, “económicamente inactivos”.


Este artículo se ha visitado 274 veces


También te puede interesar

Deja un comentario