Ocio latino Ocio latino

Los solicitantes de asilo generan un impacto económico positivo en Europa

Publicado: 24 junio 2018

Fotografía de la exposición '60 sillas, 60 historias de refugio'. Retratos de refugiados. / Foto: CEAR

Según un estudio de Economistas del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés), la Universidad de Clermont-Auvergne y la Universidad Paris-Nanterre, en Francia y del que se hace eco Europa Press, el impacto económico de los solicitantes de asilo y refugiados tiende a ser positivo en el país de acogida, ya que una proporción de ellos se convierten en residentes permanentes.

El estudio está basado en un nuevo modelo estadístico dinámico basado en datos de 30 años de 15 países de Europa occidental y demuestran que la llegada de solicitantes de asilo no conduce a un deterioro en el rendimiento económico y las finanzas públicas de los países europeos que los acogen.

Los investigadores distinguieron los flujos de solicitantes de asilo de los flujos de otros migrantes. Los flujos de solicitantes de asilo están formados por personas que tienen el derecho legal de residir en el país de acogida mientras se procesa su solicitud; de forma que el país anfitrión los considerará residentes solo si se concede su solicitud de asilo.
Más de un millón de personas solicitaron asilo en uno de los países de la Unión Europea en 2015, por lo que se trata de un año récord.

Los científicos muestran que un aumento en el flujo de migrantes permanentes (es decir, no solicitantes de asilo) en una fecha determinada produce efectos positivos hasta cuatro años después de esa fecha: el PIB per cápita sube, la tasa de desempleo cae y el gasto público adicional es más que compensado por el aumento en los ingresos fiscales.

En el caso de los solicitantes de asilo, no se observa ningún efecto negativo y el efecto se vuelve positivo después de entre tres a cinco años, cuando una proporción de solicitantes de asilo obtiene asilo y se une a la categoría de migrantes permanentes. Según estos resultados, es poco probable que la actual crisis migratoria sea una carga para los países europeos; por el contrario, podría ser una oportunidad económica. / Con información de Europa Press


Este artículo se ha visitado 384 veces


También te puede interesar

Deja un comentario