Connect with us

Hi, what are you looking for?

Perú

Enfermeras peruanas se abren camino en España

Miles de enfermeras y matronas (obstetrices) peruanas han logrado el reconocimiento en España. Las enfermeras lo han tenido algo más fácil pues generalmente logran la homologación de forma directa mientras que las matronas han luchado una década por ello. Aunque hay enfermeros y matrones, el género femenino predomina notablemente.

Mariné Latorraca, Licenciada como obstetriz por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, llegó a España hace más de una década. Contaba con años de experiencia en Lima. Pero aquí se topó con la desagradable sorpresa de que no le homologaban su título. La profesión de matrona es una especialidad de la enfermería según las normas españolas, mientras que en Perú es una carrera independiente, de cinco años de estudios. Por eso las matronas hasta ahora primero tienen que homologar parte de su carrera por la diplomatura de enfermería y luego homologar por la especialidad de matrona. Pero hasta hace dos años este segundo paso era imposible. Mariné debió esperar diez años. Durante este tiempo tuvo que trabajar cuidando a niños y ancianos. Movió cielo y tierra. “Mandamos cartas al Rey, al Congreso, a la Consejería de Sanidad, a la Comisión de Homologaciones del Parlamento Europeo. En 2004 varias matronas latinoamericanas estábamos en contacto por este problema. Nos aconsejaron crear una asociación para ejercer más presión. Así nació la Asociación de Matronas Latinoamericanas (AMALA)” nos cuenta. AMALA batalló hasta que en 2008 se logró que el Ministerio de Educación español aplique una especie de amnistía para todos las solicitudes presentadas en aquellos diez años durante los que no hubo la posibilidad de homologar ni siquiera dando examen. Amnistía que se sigue aplicando.
Pero siguen los problemas. Para que una matrona logre la diplomatura en enfermería debe rendir una Prueba de Conjunto cuando su formación es más amplia que la de un enfermero, que tiene tres años de formación. Luego solicita la homologación como matrona, cosa que logra sin dar examen. AMALA solicita una normativa específica de homologación para matronas y que se articule otro de los caminos para la homologación, el del reciclaje (dentro de las posibilidades de homologación hay tres caminos: homologación directa, prueba de conjunto o reciclaje) para que las matronas accedan al conocimiento teórico y práctico que rige en el ámbito sanitario español, muy desarrollado tecnológicamente. No obstante apunta: “El campo de las matronas aquí está muy reducido, incluso les han quitado las citologías. En Perú hacemos de todo: planificación familiar, citologías, despistaje de cáncer de mamas, atención ginecológica, tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, acá están centradas en paritorios. En los ambulatorios haces sólo educación maternal y control prenatal pero por pantalla. Deberían hacer un buen perfil ocupacional, que los médicos vean lo patológico y las matronas lo fisiológico. Aquí el tocólogo ve todo. Hay ambulatorios donde las matronas hacen control prenatal pero son minoría”.

Discriminación
El testimonio de Mariné habla, asimismo, de discriminación. Señala: “Hay discriminación, pedimos igualdad de oportunidades. En mi caso tuve diez años de parón porque no me homologaban. Luego te homologan y te mandan a trabajar a cualquier otro sitio más no al paritorio. Nos prometieron que las matronas iban a trabajar en los ambulatorios. Ahora sólo contratan a las españolas de origen. Tengo una compañera que ha estado trabajando en Torrejón de Ardoz y directamente le han dicho que los contratos son para los recién egresados en España. En el Hospital 12 de Octubre han ido despidiendo a enfermeras latinas. En el de Getafe no contratan a ninguna matrona que no tenga nacionalidad española; aquí una supervisora me preguntó si yo tenía nacionalidad española porque, me dijo, “a tal persona no la han contratado por no tener la nacionalidad”. Eso es ilegal. Se ve también en otras comunidades autónomas”.
Añade: “Hemos sido perjudicadas. No hemos tenido opción de entrar a los seis nuevos hospitales de Madrid porque cuando nos homologaron, en 2008, ya habían contratado a todas las matronas. He presentado cuatro veces mi curriculum en el Hospital Puerta de Hierro, que va a ampliar el número de paritorios, pero allí la supervisora llama a su gente, hacen una argolla cerrada”.
Por esta situación ahora Mariné trabaja en el Hospital Universitario de Tenerife. En Madrid en octubre pasado le rescindieron el contrato en el Hospital 12 de Octubre, luego hizo una suplencia de tres meses en el de Getafe y trabajó en ambulatorios donde, asegura, “te contratan por quince días, por una semana, hasta por un día”. Subraya: “Hasta ahora no he tenido contrato fijo. La mayoría de compañeras están así. No me quería ir a Tenerife pero me he ido por la necesidad”.
En la misma situación está Sonia Navero Figueroa, obstetriz licenciada por la Universidad San Martín. Lleva aquí siete años. También ahora trabaja en el Hospital Universitario de Tenerife. Ha trabajado en el Hospital de Getafe haciendo suplencias de verano, en el Hospital Sureste Arganda del Rey y en ambulatorios. Señala: “Tenemos muchos problemas de preferencia a favor de las matronas formadas en España. Lo primero que te preguntan es si tienes la nacionalidad española. En el Hospital de Getafe me dijeron que sólo contratan con la nacionalidad española, que tengo. Pero es que además piden experiencia en España. Es un círculo vicioso”.
Mariné, Sonia y otras matronas latinoamericanas piensan hacer oposiciones a ver si logran plaza y consiguen alguna estabilidad.

La buena experiencia de las enfermeras
Una situación diferente viven las enfermeras peruanas, que suelen conseguir trabajo e incluso ser contratadas en origen. De ello da fe Nelly Egoavil López. Ella llegó a España en 1991 con un contrato en origen con la Clínica La Milagrosa de Madrid. Ese año, recuerda, llegaron España más de 500 enfermeras peruanas para trabajar en diferentes comunidades autónomas.
Nelly, que forma parte de la directiva del sindicato Comisiones Obreros de la clínica, precisa: “Hemos homologado nuestros títulos sin problemas. Tengo anécdotas puntuales con pacientes y algún médico racista, porque hay racismo. Este año la clínica ha recibido a más enfermeras peruanas, contratadas desde Perú y entre residentes en España. Tenemos prestigio de buena preparación y de buena formación. Ya han tenido mala experiencia contratando a españolas de origen porque carecen de horas de práctica”.

Datos

– Una enfermera gana al mes alrededor de 1.500 euros netos.
– El salario de una matrona ronda los 2.200 euros mensuales netos.
– La Asociación de Matronas Latinoamericanas (AMALA) está integrada por una treintena de matronas de Perú, Ecuador, Argentina, Uruguay y Chile. Tiene su sede en Calle Escalona, 61, 1º 7 (Metro Campamento). Teléfono: 91 471 78 40 y 677 245 414.

Publicidad
50 Comments

50 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

También te puede interesar

páginas vistas