Ocio latino Ocio latino

Pablo Alborán: “Los latinos con mi música son más calientes que los españoles”

Publicado: 23 marzo 2018

Entrevista: VÍCTOR SÁNCHEZ RINCONES

“Llévame a mi casa. Hay algo que no va bien…” Eso le dijo Pablo Alborán a su manager y amiga una noche, después de un concierto, hace dos años. El músico español de 28 años quiso parar un poco. Dijo que sentía que no tenía nada que decir y que a su alrededor sólo se hablaba de giras, conciertos y entrevistas. Claro que en una industria tan competitiva no es fácil detener la maquinaria, después de más de un lustro de carrera intensa. Los medios españoles hablaban del “drama detrás de la pausa” del autor de Solamente tú.

Después de ese silencio, el andaluz nacido en Málaga se puso nuevamente en marcha, y acaba de lanzar Prometo, su nuevo disco de trece canciones, que van desde las baladas a los temas con un toque electrónico y corte andaluz. Un trabajo en el que buscó un nuevo sonido y, sobre todo, una nueva lírica. “Tenía la obsesión de contar las cosas de distinta manera. Esta vez he buscado hacer letras que no solo encajen con una música sino que también sean agradables de leer”, dijo.

Pablo Alborán saltó a la fama en 2010, con el single “Solamente tú“, canción escrita por él y producida por Manuel Illán. Consiguió llegar al número 1 en la lista española de singles, así como obtener el doble disco de platino. En 2012, “Te he echado de menos” rompía con fuerza y volvía a sonar en todas las emisoras, demostrando una vez más el increíble talento de este artista que en exclusiva habló con Ocio Latino.

¿Cómo lleva el hecho de viajar tanto? Sobre todo, ahora que está teniendo muy buena acogida en Latinoamérica.

Lo llevo mal, porque no me gusta volar ni un pelo. Tengo que hacerlo y me estoy acostumbrando. Sin embargo, lo bonito es ir aprendiendo, y cada país es un mundo. Cada público es distinto, y voy aprendiendo de los registros musicales de otras culturas. ¡Es una pasada!

¿Qué diferencias percibe entre el público español y el latinoamericano?

No sabría decirlo. Pero sí lo que les une, que es una pasión muy grande. En España somos muy pasionales –en el sur, muchísimo–, y en Latinoamérica son también muy calientes, en el buen sentido. Cuando algo les gusta, se entregan en cuerpo y alma, en la música y en el arte más que en cualquier otra cosa. Y eso se nota cuando das un concierto. Ver lo fieles que son y la cultura musical que tienen. Hay tanta variedad musical en Latinoamérica… En México, por ejemplo, hay de todo, hay sitio para todo tipo de música.

¿Qué es lo que más le enorgullece de su último trabajo, Prometeo, motivo de su gira?

Me emociona, más que enorgullecerme, ver que la gente se siente identificada otra vez con un nuevo disco, algo que también era un reto, ya que me daba miedo sacar un nuevo disco . Pero ver que las ventas han ido disparadas y que todo ha salido bien, eso no es orgullo –porque orgullo sólo se siente por los hijos–, es más una cuestión de emociones, de pensar “qué bien que los sueños se cumplen”, aunque suene un poco cursi y empalagoso. Y que cuando tienes un equipo que cree en ti y con el que vas a por todas, a veces las cosas salen bien. Y tal y como están las cosas, es un privilegio enorme.

¿Qué es lo más importante que ha aprendido de la música?

Que es infinita y que no se acaba. La música no es simplemente salir en un videoclip o editar un disco; la música es mucho más que eso.

¿Cuán cerca está musicalmente con respecto a donde quiere estar?

Qué buena pregunta. Creo que estoy casi a un 50%. A un 45%. Creo que al fin y al cabo todavía queda mucho por descubrir musicalmente. Soy súper joven. Tengo que experimentar mucho más musicalmente, viajar y seguir estudiando. Me apetece mucho hacer cosas distintas, y nunca se sabe, porque como la música es infinita y cada día cambia, no sé si mañana me dará por estudiar flamenco o hacer heavy. Lo bueno de la música es ir descubriéndola. Espero estar siempre en este 45%-50%, porque eso me dará esperanza de seguir buscando, ya que esto no se acaba.

¿Cuál es su principal virtud como músico?

Todavía no lo sé. Estoy en proceso de ser alguien dentro de la música. Han sido muchos años de mucho trabajo y muchas alegrías, pero hasta que pasen diez o veinte años no sabré si realmente tengo mi sitio en el mundo de la música.

¿Y cómo se ve dentro de diez años?

Espero que dentro de diez años siga viviendo dignamente de la música. De todas formas, prefiero no verme y centrarme en el presente y disfrutarlo.

¿Cómo compone un tema?

Hay veces que es como un trance. De pronto me siento casualmente con la guitarra y sale un tema, a pesar de que quizás hacía días que no componía. Y luego hay otros días en los que me planteo componer y solo salen churros, cosas horribles. No tengo una metodología estricta. No es que decida sentarme para componer, sino que a veces estoy afinando la guitarra en un concierto y de repente empiezan a surgir unos acordes y los memorizo en el iPhone. Tengo una forma de componer muy ecléctica.

¿Qué papel tiene la disciplina en su rutina habitual?

En el trabajo, es 100% necesaria, porque tengo 28 años y un equipo entero detrás. Y si se me fuera la pinza estaría jugando con su responsabilidad, que están dejándose la piel por mí y, sobre todo, en el proyecto. Hay que estar ahí, y la disciplina es fundamental. Desde pequeño siempre he sido un chico muy aplicado. No sacaba unas notas brillantes, pero sí estudiaba para conseguir lo mejor. Muchas veces me dicen que soy un chico bueno, un chico bien. Y es verdad. Siempre he sido muy disciplinado. No he tenido necesidad de hacer ninguna tontería.

¿Cómo se pueden digerir con humildad todas las alabanzas y los registros millonarios de ventas que atesora?

(Se ríe.) Pues pensando en otras cosas, porque para mí, mis valores están en otras cosas. Para mí la música no es un número, aunque es muy fácil decirlo cuando las cosas van bien, pero mi objetivo no es dedicarme a salir en la tele o a ser famoso. Mi objetivo es otro. Ya no es una cuestión de humildad sino de saber lo que quieres y de luchar por ello.

¿Y que un tótem del pop español como Miguel Bosé diga en público que será el más grande?

Eso es que Bosé me quiere mucho y lo soltó. Se lo agradezco muchísimo. Fue en Viña del Mar (Chile), en un sitio lleno de gente, y me sentí muy arropado y protegido por ese comentario. Y agradecido, porque con la trayectoria que tiene, es maravilloso que me valore así.

Sus canciones rebosan emoción. Pero actualmente la situación económica y social en España está, cuando menos, complicada. ¿Cómo lo vive? ¿Alguna receta para salir de la crisis?

Ojalá tuviera la receta. Es una situación en la que, por muy bien que nos vaya, nos toca a todos, ya que en muchos casos afecta directamente por lo menos a un miembro de la familia, que está en paro. Sabemos las dificultades que conlleva actualmente tener un proyecto, sentirse realizado y decidirse a lanzarlo, ya que no hay herramientas para crecer. Estamos bastante estancados. Creo que todo el mundo se da cuenta, y espero que sea así. Me refiero a que incluso a los que les va bien, también vean que hay mucha gente con problemas. El porcentaje de familias que no tienen trabajo o que no tienen forma de arrancar o avanzar es extremadamente alto. Nadie es capaz de pasar de refilón por lo que está ocurriendo. La situación se nota en todos los sectores. Lógicamente, yo me siento un afortunado por poder cumplir mi sueño.


Este artículo se ha visitado 875 veces


También te puede interesar

Deja un comentario