Ocio latino Ocio latino

España es el país de la UE donde más riesgo de pobreza tienen los trabajadores extranjeros

Publicado: 18 diciembre 2017

​La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha reclamado "más y mejores empleos y salarios para la población extranjera trabajadora, que ha sufrido una mayor precarización de las condiciones de trabajo y una mayor disminución de salarios durante estos años, por la crisis y las políticas regresivas del Gobierno del PP". / Foto: UGT.

España ocupa el primer puesto de la Unión Europea en riesgo de pobreza de trabajadores extranjeros, sean estos de otros Estados miembro (29,5% de tasa) o de fuera del entorno comunitario (41,8%), según un informe de UGT difundido con motivo del Día Internacional del Migrante.

El texto ha sido presentado por la vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas; la responsable federal de migraciones, Ana Corral; la secretaria de Igualdad de FESMC UGT, Vanesa Barco; y la secretaria de migraciones de FICA UGT Lucía García; para evidenciar la mayor precariedad en que se encuentra la extranjería en el mercado laboral español.

Según afirma, España ocupa el séptimo país de la UE en tasa de riesgo de pobreza para sus propios nacionales (18,4%), el cuarto en tasa de pobreza de extranjeros europeos (30,6%) y el tercero en pobreza de población extranjera no comunitaria (51,7%), situación que afecta también a los menores de 17 años: los hijos de españoles tienen un riesgo de pobreza del 24,5%, situación que afecta al 57,5% de los hijos de inmigrantes.

Cuando se trata de personas que tienen un trabajo, la situación comparativa con la UE empeora. España es el quinto país en pobreza laboral, con un 10,6% entre sus nacionales, pero ocupa el primer puesto cuando se trata de trabajadores comunitarios (29,5%) y no comunitarios (41,8%).

Según Antoñanzas, detrás de la estadística está el hecho de que “cobran menos los trabajadores extranjeros” en España y no sólo porque ocupen “sectores donde los salarios de por sí son más bajos” y con peores condiciones contractuales, sino porque a igualdad de condiciones el español tiene “unos pluses” que no siempre llegan a sus compañeros foráneos.

En total, el 32,8% de los trabajadores extranjeros ganan menos de 1.002,8 euros brutos al mes (el 18,1% entre los españoles) y sólo uno de cada diez percibe más de 2.137,5 euros brutos mensuales, cosa que hacen el 33,1% de los asalariados españoles. Cuando se trata del neto, el 65,1% de los 1,6 millones de asalariados extranjeros y el 57,7% de los que tienen doble nacionalidad no llegan a mileuristas en España.

El informe señala que las diferencias más significativas se encuentran en la distribución salarial por deciles. En el primer decil, con un sueldo menor a 710,1 euros brutos al mes se encontraban el año pasado el 8,9% de los asalariados españoles, frente al 16,1% de los trabajadores con doble nacionalidad y al 17,1% de empleados extranjeros.

Además, aunque quienes percibían estas rentas estaban en su mayoría a tiempo parcial, un total de 148.200 personas se encontraban en este primer décil de salario teniendo jornada completa y de ellas, el 34,4% eran de nacionalidad extranjera. En el segundo decil (de 710,1 a 1.022 euros brutos al mes) se encuentran el 15,6% de los asalariados extranjeros, frente al 9,2% de españoles.

“Menor salario y precarización de las condiciones de trabajo han producido en todos los hogares y particularmente entre los extranjeros, una disminución del gasto total con respecto al de los hogares donde el sustentador principal es una persona de nacionalidad española”, dice el informe.

En este sentido, destaca que aún siendo menor este gasto, “sólo un 3% de los asalariados extranjeros podrían con su salario neto cubrir el gasto mensual de un hogar de esta nacionalidad”. “En el caso de los trabajadores en el primer y segundo decil de salario no podrían afrontar conjuntamente los gastos de alimentación y los derivados de la vivienda. Tendrían que elegir entre pagar el alquiler o comer”, ha añadido Antoñanzas.

Como resultado, UGT señala la emigración ya sea a terceros países o de retorno al lugar de origen, movimientos que se han visto impulsados durante los años de crisis económica, pues entre enero de 2012 y enero de 2017 “la población española ha descendido en 269.171 personas” debido, según el informe, “fundamentalmente a la emigración de nacionales de terceros países”.

UGT denuncia que “los bajos salarios unidos a decisiones del gobierno relacionadas con la educación y la asistencia sanitaria y que han afectado al conjunto de la población y en especial, a quienes disponen de menos recursos económicos, arrojan un resultado preocupante: el bajo gasto en ambos por parte de la población extranjera”.

Junto al informe, UGT ha lanzado este lunes cuatro guías destinadas a la población extranjera. Una general, sobre intermediación laboral que enseña entre otros asuntos, a detectar una potencial estafa camuflada bajo una oferta de empleo; y otras tres temáticas para los sectores de la construcción, la agricultura y el empleo doméstico que informa sobre los derechos y obligaciones de los trabajadores en estos ámbitos. / Europa Press


Este artículo se ha visitado 775 veces


También te puede interesar

Deja un comentario