Ocio latino Ocio latino

El sistema educativo de Cataluña es el que consigue menos integración del alumnado inmigrante

Publicado: 18 mayo 2017

Ocio Latino.- El sistema educativo de Cataluña presenta graves problemas y carencias en la integración de su alumnado inmigrante. Así se desprende del análisis de los datos de PISA 2015, efectuado por Convivencia Cívica Catalana.

En la última edición de la conocida evaluación internacional, el fracaso de los estudiantes inmigrantes en Cataluña (32%) triplicó al de sus compañeros autóctonos (11%). Si se analizan las puntuaciones de PISA la diferencia de rendimiento entre alumnos inmigrantes y nativos en Cataluña es significativamente elevada -62 puntos-, notablemente superior a la media de la Unión Europea (38 puntos) y la media de España (42 puntos). Cabe remarcar que los 62 puntos en la escala de PISA equivalen aproximadamente a un retraso de 20 meses de escolarización de los alumnos inmigrantes respecto a los nativos en Cataluña, una diferencia que se reduce a 13 meses en el resto de España y a 12 meses en la UE.

Pero PISA no solo ha evaluado en su edición de 2015 resultados académicos sino también el nivel de integración de los alumnos en el sistema escolar. Según la evaluación internacional, el sistema educativo de Cataluña es el que consigue menos integración del alumnado inmigrante de todas las autonomías españolas. Los alumnos inmigrantes en las aulas catalanas son los que afirman sentirse menos ’integrados’ en su escuela, más ‘aislados’ del resto de estudiantes y más ‘incómodos y fuera de lugar’ en su centro de toda España.

En particular, los estudiantes de origen hispanoamericano se sienten notablemente descontentos en el sistema educativo catalán. Casi un 30% de alumnos inmigrantes de habla hispana afirman no sentirse en absoluto ‘integrados’ en la escuela en Cataluña, prácticamente el triple que en Madrid (11%). De hecho, Cataluña es la única comunidad autónoma de España donde los inmigrantes hispanoamericanos se sienten menos integrados en la escuela que los inmigrantes de lenguas extranjeras. Se trata de un hecho ciertamente insólito ya que –como es lógico- los inmigrantes que llegan a un territorio donde su lengua es la mayoritaria se suelen sentir más integrados que los que hablan lenguas foráneas.

Convivencia Cívica Catalana considera que la inmersión lingüística no es ajena a los malos resultados del alumnado inmigrante en Cataluña. En un sistema donde la única lengua vehicular admitida es el catalán, los niños inmigrantes, en su gran mayoría hispanohablantes (el 64% en Cataluña), deben sumar en el proceso de aprendizaje a la dificultad propia de las materias una dificultad lingüística añadida: aprender en una lengua diferente. Creemos que la imposición del modelo monolingüe de la inmersión, con el catalán como única y exclusiva lengua vehicular en la escuela, constituye una barrera relevante a nivel pedagógico que los alumnos inmigrantes no encuentran en otras regiones de España, dificultando así su proceso de aprendizaje y también de integración escolar.


Este artículo se ha visitado 946 veces


También te puede interesar

Deja un comentario