Ocio latino

Justin Bieber llegó con su prepotencia a España

Publicado: 29 octubre 2015

Por Víctor Sánchez Rincones

Justin Bieber llegó a España como lo que es: un niño malcriado, falto de modales, ególatra, prepotente y descafeinado. Las más de 2.000 personas que los esperaban en la Gran Vía de Madrid, apostados desde tempranas horas, vieron a un artista que pasó por el lado de ellos como un fantasma endiosado.

Bieber, franqueado por un grueso número de guardaespaldas, subió raudo y veloz al estudio de los 40 Principales y después de 10 minutos de entrevistas dijo que iba al baño y nunca regresó. La cara de los comunicadores fue un poema. Bieber se había largado en medio del estupor de los presentes que buscaban por todas partes el motivo de su desbandada.

“Se agobió” (informó la Cadena Ser) y buscó un lugar donde guarecerse: una sala de reuniones que se conoce en Gran Vía 32 como “la sala de la papela”. Muchos de sus seguidores en Twitter han argumentado que tal vez la desidia del artista y posterior huida se debió al exceso de traductores y a que algunas preguntas formuladas, por ejemplo, en el programa de Dani Mateo, eran demasiado estúpidas.

Tras este penoso encuentro que saltó como una bomba en todas las redes sociales, venía otro desplante del “niño de oro”. Su entrevista en El Hormiguero, uno de los programas más seguidos de la televisión española, disparó la audiencia en todas las pantallas, pero no le disparó a él el ánimo. Miradas ausentes, gesto serio e hipotérmico a juzgar por la cantidad de prendas con las que se cubría la cabeza . De hecho, durante su interpretación de su éxito, ‘What do you mean?’, el ídolo increpaba a las fans por no dar palmas como él consideraba correcto.

Bieber, además, nunca estuvo receptivo con su presentador, Pablo Motos. Por el contrario, todos en el programa intentaban complacerlo, pero él se encontraba en otro mundo, aislado de un entorno que veía estupefacto como este “niñato rico” los miraba por encima del hombro.

El cantante, que el próximo 13 de noviembre lanzará su nuevo disco, ‘Purpose’, luego de tanto desplante en la capital de España, salió disparado de El Hormiguero para dirigirse a su sitio de alojamiento. Ya en su habitación lanzó al mundo el siguiente twitter con el que intentó justificar tanta arrogancia: “No estaba fino, estaba un poco enfermo”. Sí, enfermo de tanta prepotencia.


Este artículo se ha visitado 1392 veces


También te puede interesar

Deja un comentario