Ocio latino Ocio latino

Octavio Santa Cruz quiere introducir la música afroperuana en España

Publicado: 26 mayo 2015

Octavio Santa Cruz y Guille en una actuación en Madrid. / Foto: P.Braschi.

Entrevista: José Luis Salvatierra / Ocio Latino /

No es tarea fácil estar a la altura artística de uno de los apellidos más ilustres del arte y la cultura afroperuana, eso lo sabe bien Octavio Santa Cruz Castillo (48 años), hijo del único torero afrodescendiente en Perú. Sobrino de Nicomedes Santa Cruz, el decimista más famoso del Perú. Sobrino de la coreógrafa e investigadora de la música afroperuana, Victoria Santa Cruz. Y hermano de Rafael Santa Cruz, divulgador del cajón afroperuano.

El repentino fallecimiento de su hermano Rafael y de su tía Victoria, en 2014, ha motivado a Octavio para retomar su trabajo musical.

“Yo estaba dedicándome a otra cosa, y eso fue una sorpresa muy desagradable. Solo quería alejarme más de todo, pero luego me di cuenta de que tenía que ser al revés. No fue fácil tomar decisiones, pero el fallecimiento de mi hermano y el aliento de mis amigos, me animó a volver”, ha comentado para esta entrevista con Ocio Latino.

Octavio Santa Cruz nació en Madrid (su madre es española), a los seis años su familia se trasladó a vivir a Perú, donde junto a su hermano, formó el dueto musical ‘Los Hermanos Santa Cruz’, alternando con éxito en distintos ámbitos de la vida cultural limeña.
Cuando cumplió treinta años, su hermano Rafael decidió desarrollar su faceta de actor y escritor, Octavio eligió volver a España y ejercer su carrera profesional de ingeniería, encontró un trabajo y se olvidó durante un tiempo del mundo del arte y la música.

Pero cuando un vasto legado pide a gritos seguir creciendo, seguir vivo, y el arte se lleva en la sangre, no hay nada que se le resista.

Ocio Latino.- ¿Y por qué preferiste salir de Perú para ejercer de ingeniero?
Octavio Santa Cruz.-
Trabajar de ingeniero en Perú era muy difícil, todo el mundo me conocía por mi faceta artística y hasta parecía poco serio que luego ejerza de ingeniero (risas), cuando iba a buscar trabajo hasta pedían hacerse fotos conmigo.

O.L.- Pero ahora es como empezar desde cero en la música
O.S.C.-
He preferido iniciar con pequeñas presentaciones, como una forma de empezar otra vez, poco a poco.

O.L.- ¿Te sientes responsable de mantener la tradición y el legado artístico de tu familia?
O.S.C.-
En cierta parte sí, pero yo quiero hacer mi trabajo musical.

O.L.- ¿Y cómo describirías ese trabajo?
O.S.C.-
Estamos en un momento musical muy interesante en España, especialmente en el flamenco, y creo que es una buena ocasión para introducir aquí la música afroperuana.

O.L.- ¿Y qué piensas que en Perú a la música afroperuana y criolla no le llegue un buen momento como al flamenco?
O.S.C.-
Creo que la música criolla siempre ha tenido ese problema en Perú, pero porque la música criolla es matriz del folclor en Latinoamérica. De la zamacueca sale la zamba argentina y la cueca chilena, por eso nos cuesta mucho internacionalizar nuestra música.
Además, la gente peruana es muy tradicional, le cuesta mucho escuchar un vals o un festejo muy moderno. Pero ya sabes, nadie es profeta en su tierra, sólo hay que revisar la historia de Paco de Lucía, que tuvo que salir de España y consolidarse primero en Japón o Alemania y luego aquí fue reconocido gracias a lo que había conseguido fuera.
Muchos artistas criollos lo han intentado, grabando fuera de Perú o fusionando y estilizando la música, pero nadie lo ha conseguido, incluso Eva Ayllón, a quien admiro y adoro, sigue con lo tradicional porque el público se lo pide.

Un pequeño grupo de personas, casi la mayoría amigos del artista, ocupan los asientos de una sala madrileña habilitada apenas para 50 personas.
Octavio Santa Cruz a la guitarra y el español Guillermo García ‘Guille’ al cajón, empiezan un repertorio de conocidos temas de la música afroperuana: “Pancha Remolino” o “La Morena Trinidad” y hasta un vals peruano.

Hacen música totalmente libres, sin ningún corsé. El cajón de Guille se mezcla con la guitarra de Santa Cruz y se funden a ratos en ritmos peruanos, a ratos en terrenos de los ritmos españoles. Coqueteando con el flamenco o con el jazz en conocidas canciones afroperuanas.
Aunque estas fusiones, algunos músicos en Perú ya las hacen, Santa Cruz se siente cómodo, pegado a la fuente, bebiendo del flamenco, buscando y gozando de sus fusiones con la música afroperuana que lleva en la sangre, los dos ritmos hermanos que tienen muchos más puntos en común más allá del cajón peruano.

O.L.-¿Volverás a Perú?
O.S.C.-
No lo he pensado. Quiero abrir un espacio en este país, aunque soy consciente que es como empezar desde cero. Pero pienso que mi etapa de Perú ha terminado. Evidentemente volveré a Perú, pero aquí está mi camino.


Este artículo se ha visitado 1450 veces


También te puede interesar

Deja un comentario