Ocio latino Ocio latino

Hipotecas, desahucios y nueva legislación

Publicado: 4 agosto 2011

Aída Quinatoa, presidenta de Conadee (Confederación Nacional de Ecuatorianos en España) es miembro y portavoz de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH).

El Gobierno ha aprobado medidas para paliar la situación de los hipotecados con problemas, pero son insuficientes. La Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), al calor del movimiento de los “Indignados” del “15-M”, ha logrado detener decenas de desahucios. La ecuatoriana Aída Quinatoa, presidenta de Conadee (Confederación Nacional de Ecuatorianos en España) es su portavoz.

Escribe: YOLANDA VACCARO.

Más de 60 operaciones de desahucio han sido impedidas hasta la fecha por los miembros de la PAH y del 15-M. El 20 de julio por primera vez la policía logró impedir que los indignados ciudadanos paralizaran un desahucio, en Madrid. La PAH analiza nuevas estrategias para seguir ayudando a familias en apuros. Así nos lo indica Aída Quinatoa, quien siempre está en primera fila en la mayor parte de plantadas que está realizando la PAH en Madrid. Ella, como miles de inmigrantes, es también víctima de lo que llama “prácticas fraudulentas de inmobiliarias, bancos y cajas consentidas por las autoridades” con hipotecas con demasiada letra pequeña y con prácticas ilegales con las que inmobiliarias y entidades financieras “estafaron” a miles de personas.

Propuestas
Quinatoa considera que además de la dación en pago (mecanismo mediante el que la entidad financiera correspondiente se queda con la propiedad hipotecada y el cliente se queda sin deuda) se contemple una “condonación de la deuda durante el tiempo que dure la crisis, tres o cuatro años, y que la gente siga en su piso”. Para ella una moratoria puede ser una “trampa que aumenta la deuda y el interés”.
Señala que hay casos en los que ya se ha pagado una buena cantidad de dinero por el préstamo y la propiedad por lo que la dación en pago no es alternativa ya que deja al afectado en la calle. Pone como ejemplo su propio caso, que se remonta a 2004: “Me enseñaron un piso pero luego me vendieron otro y me hicieron firmar un aval cruzado con gente que no conocía, dijeron que el aval cruzado acababa en un año. Tuve que aceptar porque ya había entregado una señal y si nos echábamos atrás perdíamos 20.000 euros. Tuvimos que aceptar un piso pero cuando me dieron las llaves se veía que tenía muchos defectos como tuberías totalmente destrozadas, tuvimos que gastar mucho en reformarlo totalmente. El préstamo fue de 164.000 euros con CajaEspaña y 14.000 para la inmobiliaria, a ambas entidades las hemos denunciado penalmente. Actualmente pagamos 940 euros al mes, mi marido está en el paro ya más de dos años, ya ni siquiera tiene el subsidio, yo gano 730 euros trabajando de auxiliar a domicilio de 7 a.m. a 3 p.m. No me alcanza”. Añade: “Resisto con las justas, dejando de comer, estoy trabajando íntegramente para el banco. En mi caso pido que se revise mi escritura porque por ejemplo hay una cláusula de suelo del interés muy alta. He pagado años, quiero seguir pero revisando las condiciones. Encima ese piso era de protección oficial, cuando fui a firmar me dijeron “no puedes vender durante cinco años”, ahora me entero de que estaba bajo protección oficial, que tenía más de 40 años, no era apto para vivienda, etc. Hay una serie de delitos que cometieron la inmobiliaria y la caja”.
Su caso es similar al de los más de 8.000 inmigrantes que han pasado estos años por Conadee pidiendo ayuda. “Diez familias de Conadee hemos entablado juicios penales a estos bancos e inmobiliarias, hemos sido estafados”, precisa. Pero advierte que muchos inmigrantes ni siquiera piden ayuda por vergüenza o depresión.

“Se han ensañado con los inmigrantes”
Quinatoa considera que los inmigrantes son víctimas como los españoles de estas prácticas fraudulentas pero que reciben un peor trato. Explica: “Se han ensañado con los inmigrantes porque las cláusulas de las escrituras son peores. Mucha gente está enferma, deprimida, amedrentada, tiene miedo, nos cuesta darles atención incluso psicológica. En Conadee hemos pasado años con esto. Con el Movimiento 15-M ahora felizmente por fin se han unido miles de españoles que han pasado también su problema de hipoteca. La solidaridad está fluyendo. Por fin estamos parando los desahucios, va mucha gente, jóvenes, mayores, todos concienciados porque también les ha tocado a ellos. Nos basamos en la resistencia y la no violencia”.
Ella nos cuenta su experiencia en la primera paralización de un desahucio, en el barrio madrileño de Tetuán, impidiendo que el libanés Anuar y su familia fueran desalojados: “La Policía lo primero que dijo “papeles” porque vieron inmigrantes. Pero la mayoría eran españoles que dijeron “claro, aquí están los DNI”. Llegaron al menos 500 personas. Mis compañeros con los banderines, la pancarta, los chicos del 15-M, fue una emoción. Postergaron el desahucio sin fecha. Nos sustentamos legalmente en el artículo 47 de la Constitución Española que establece el derecho a tener una vivienda digna. Estamos haciendo una acción legal, pacífica, cívica, no estamos haciendo nada malo. Ellos deberían tener vergüenza por adónde llevan al país”.
Más información: http://afectadosporlahipoteca.wordpress.com/

RECUADRO:

Las medidas aprobadas
El Gobierno aprobó en julio una serie de medidas para proteger a los afectados por las hipotecas.
Dos medidas son las más destacables en este marco. La primera está referida a las subastas. Hasta ahora el banco se podía quedar una casa por el 50% de su valor de tasación. Ahora ese límite se sube 10 puntos, un 20%, hasta el 60%. Por ejemplo “un cliente que comprase un piso de 100.000 euros y a quien el banco le prestase 120.000. En los últimos años, el cliente ha pagado 15.000 euros, 10.000 de intereses y 5.000 de principal. Pero no puede seguir pagando y el banco ejecuta la hipoteca. La entidad antes se la podía quedar por 50.000 euros (el 50% del valor de la casa), con lo que el cliente seguía debiendo 65.000 euros. A partir de ahora, al elevarse el límite del valor del 50% al 60%, su deuda pendiente sería de 55.000 euros”, indica el diario El Mundo.
La segunda medida eleva el umbral del salario inembargable en caso de impago. Pasa de 700 a 961 euros, el 150% del salario mínimo interprofesional. Por cada miembro adicional de la familia que no tenga ingresos, la cifra se eleva en otro 30%.
Asimismo desde el 13 de julio una Subcomisión del Congreso de los Diputados estudia otras medidas. La PAH y Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España) han planteado aquí legislar la dación en pago y una moratoria de tres años, como mínimo, por la que se paralicen los embargos hipotecarios.

La cifra

15.491 familias tuvieron que abandonar sus casas en España durante el primer trimestre del año por no haber podido pagar la hipoteca u otro tipo de deudas según el Consejo General del Poder Judicial


Este artículo se ha visitado 3986 veces


También te puede interesar

Deja un comentario