Ocio latino Ocio latino

Martina Camargo y sus cantos al río

Publicado: 4 agosto 2010

Martina Camargo nació en San Martín de Loba, un pueblito del sur del departamento de Bolívar cuya capital es Cartagena de Indias, en Colombia. En ese lugar nació la tambora, un género musical hasta hace poco desconocido, incluso en Colombia, y que gracias a esta cantadora se empieza a conocer en diferentes partes del mundo. Andrea Echeverri, de Aterciopelados, se dejó cautivar por esta mujer y su ritmo.

TEXTO: ADELAIDA VILLAMIL SUÁREZ

No es difícil entender por qué el Ministerio de Cultura de Colombia escogió a Martina como una de las cinco artistas encargadas de difundir el folclore colombiano por diferentes países del mundo a raíz del Bicentenario de la Independencia de Colombia, que se celebra este año. Es una mujer que hace vibrar con su voz, su tambora y sus bailes, como ocurrió recientemente en sus actuaciones en Barcelona, El Cairo y Beirut. Fue precisamente en la Ciudad Condal donde Ocio Latino habló con ella.
Se podría decir que Martina es un tesoro recién descubierto en el folclore colombiano pues gracias a ella el resto del mundo pudo conocer la tambora, un ritmo que los habitantes de San Martín de Loba crearon para cantarle y bailarle al río Magdalena (el principal afluente colombiano). Esta lobana pudo ser una cantadora más enmarcada en los límites de su pueblo, como lo fueron sus bisabuelas, abuelas o padres de no ser porque un día se ánimo a coger la chalupa, el único medio de transporte en el que se puede llegar o salir de su pueblo, para ir a dar a conocer su tradición musical.
Esta cantadora, como se llama a quienes interpretan estos géneros tradicionales, cuenta emocionada, como si hablara por primera vez de ello, cómo su padre, Cayetano Camargo, le cantaba mientras mecía su cuna y le iba transmitiendo su amor por la tambora. Espontáneamente Martina nos canta una de esas rondas que le “metieron” en la sangre este género musical “Bebe mazamorra de leche de vaca. Tito Tito pasó por aquí con un tobirito cargado de ají…”
A su pueblo llegaron algunos sociólogos, antropólogos y estudiosos del folclor colombiano en busca de los orígenes de la tambora y su padre fue un gran referente para ellos, “un libro abierto” dice Martina. Sin embargo, una vez que ella salió de San Martín de Loba descubrió que su música no era conocida ni siquiera en Cartagena de Indias y entendió que el camino era más difícil de lo que pensaba. Pero igual ella no tenía ninguna prisa. Su verdadero interés era y sigue siendo que su música se conozca.

Aterciopelada
Después de mucho trabajo y luego de participar y triunfar en la mayoría de festivales folclóricos de la región fue seleccionada, en el año 2002, para participar en el CD Cantaoras, de Alé Kumá, en el que compartió protagonismo con otras tres reconocidas artistas de la música tradicional del país. Este trabajo la dio a conocer en el medio y artistas como Andrea Echeverri y Héctor Buitrago de Aterciopelados se interesaron por su música y la invitaron a grabar con ellos.
“Coincidimos en un vuelo con Andrea y un amigo que teníamos en común nos presentó. De inmediato entablamos una bonita amistad que se inició con el intercambio de una cerámica y una mochila y continuó con la grabación de la canción Corre Morenita del proyecto discográfico Aires de San Martín” comenta Martina. Posteriormente grabó el video Damaquiel con Héctor Buitrago, el compañero de Andrea en Aterciopelados.
A propósito de su colaboración con cantantes roqueros es inevitable hablar con esta cantadora de la fusión de géneros musicales que hacen algunos artistas “No me parece mal que se haga siempre y cuando quien lo haga tenga muy claro qué es lo que quiere hacer. Que respete los orígenes de la música y que conozca sus instrumentos para no lastimar sus raíces. La música tradicional folclórica no es comercial y no se puede desvirtuarla para lograrlo” puntualiza.

Canto, Palo y Cuero
En el año 2009 Martina graba su primer CD en solitario Canto, Palo y Cuero, en el que interpreta tres de las canciones que escribió su padre y en el que muestra su faceta de compositora. “Gracias a este disco las canciones de mi papá no se quedaron perdidas en la historia de mi pueblo” dice muy alegre la cantadora. Y no es para menos pues el CD fue seleccionado como una de las 10 mejores producciones del 2009 en Colombia. En este trabajo musical también participan dos de sus tres hijas, Daniela y Natalia.
A Martina este CD en solitario le ha dado muchas satisfacciones. Sin embargo ella, que no busca protagonismos, planea grabar un disco con algunos de esos cantadores que están perdidos en los pueblos del Bolívar profundo “no quiero que mueran en el anonimato” dice Camargo.
Otro de los sueños que quiere hacer realidad esta cantadora en un futuro no muy lejano es construir una escuela de tambora en su pueblo San Martín de Loba de forma que se pueda seguir cultivando este ritmo que ha sobrevivido de generación en generación.


Este artículo se ha visitado 3428 veces


También te puede interesar

Hay 1 comentario en este artículo

martina camargo centeno comentó el 10.08.2010 a las 20:36

ADELAIDA AGRADECERTE ESTA PUBLICACIÓN EN TAN PRESTIGIOSA REVISTA. A TRAVÉS DE ESTAS PUBLICAIONES NUESTRAS MANIFESTACIONES CULTURALES SE LLEGAN A CONOCER.

Deja un comentario