Ocio latino Ocio latino

Emergency ‘el pescaíto killer’

Publicado: 20 febrero 2009

  • Escribe: Angie R.*
  • Once upon a cold afternoon… De un sábado de este recién estrenado 2009, aprendí cuan importante es la salud y el placer de disfrutar de una buena ingesta.
    Nuestra sociedad vive una lucha constante y directa con la imagen, considero que sociedad-imagen es un sólo término.
    Después de una gran jornada de consumismo volví a mi habitat tan apetente que me habría comido un solomillo (soy vegetariana). Pero mi instinto me llevó a una dorada, soy una vegetariana desleal 1 vez al mes, mientras degustaba mi pescaito, sentí que una espina se instalaba en mi aposento buco-faríngea…
    El dicho de la abuela ‘no hagas dos cosas a la vez que alguna te saldrá mal’, todo un acierto. Mantenía una conversación de lo más animada, y detallada… Hasta que el pescaíto me fastidió la tarde-noche-domingo. Lo siguiente que musité fue: luego te llamo que una espina habita en mí. Stop.
    Al día siguiente vuelta a hablar con la misma señorita, el relato de lo acaecido la noche anterior fue de lo más jugoso.
    Sábado noche, emergency de un hospital de Madrid: ‘paciente ingresa con dificultad para hablar, llamar a un otorrinolaringólogo’.
    La espina no salió, estaba cómoda en el salón de mi faringe. Vuelta a casa, relajante y a dormir, el mejor letargo de mi vida. Domingo, salió sola, dejando su posada destrozada.
    Ahora valoro eso tan poco valorado que tenemos en el primer mundo: la comida, que tantas vidas podría salvar en otros destinos.
    Desde mi importunio no he vuelto a comer con normalidad, estoy deseando poder comer mi plato más odiados: lentejas. Sólo de pensarlo se dilatan ciertas glándulas…
    Cuando nos encontramos en buen estado nos permitimos la licencia de hacer feos a los alimentos, quizás por desidia del apetito, o por seguir los dictámenes de la sociedad imagen, en dónde priman tantos cánones de belleza como en mi firma favorita lip glosses.
    Después de mi experiencia he aprendido que no hay que privarse del gran placer que reportan los alimentos. STOP de hacer tonterías y vivamos. Que el ‘pescaíto killer’ te abra ‘lo ojito’. Tu que naciste en la abundancia y que lo tienes todo, no hagas tonterías, ya tendrás accidentes que te impidan de disfrutar de esta necesidad primaria.
    Abrete sesamo!

    * Image Consultant. Dominicana, Lic. en International Business Com. (UCLAN)
    Si quieres saber más, buscame en: http://angienewlook.es


    Este artículo se ha visitado 2366 veces


    También te puede interesar

    Deja un comentario